¿Qué es un fotolito?
Un fotolito es un cliché (negativo) fotográfico impreso en papel transparente o translúcido como puede ser el acetato o el poliéster, en el cuál se encuentra la tipografía e imágenes que queremos serigrafiar. El fotolito se utiliza como plantilla para una posterior estampación fijándolo a la pantalla a través del proceso de insolación y revelado.

Fotolito-01.jpg     

Las imágenes a imprimir, para obtener un buen fotolito, deben ser gráficos vectoriales. Los gráficos vectoriales son imágenes digitales donde el delineado y coloreado se realiza a través de ecuaciones matemáticas. A diferencia de las imágenes comunes que son mapas de bits y por tanto están formadas por pixeles, los vectores pueden ampliarse sin que se lleguen a pixelar nunca, también permite mover, estirar y retorcer imágenes de manera relativamente sencilla.

Vector-02.jpg     

El objetivo para conseguir un buen fotolito es que la zona impresa quede lo más opaca posible, así podremos obtener un revelado sin complicaciones y una estampación bien definida. El fotolito tiene un papel muy importante en cualquier trabajo de serigrafía ya que afectará, en gran medida, al proceso de estampado y a la calidad del resultado final.

¿Cómo preparo mi fotolito?
La imagen que queramos usar para serigrafía siempre tendrá que llevar colores planos sin degradados. Da igual los colores que se escojan a la hora de estampar, los gráficos siempre se llevarán a imprimir en color negro. Esto es porque las partes negras de la ilustración son las que quedan marcadas en la pantalla tras el proceso de revelado y por esas zonas pasará la tinta sea del color que sea.

          

Existen varios programas para trabajar con vectores, como el Corel Draw, Adobe Illustrator, Freehand…

     

¿Cómo imprimo mi fotolito?
Cualquier impresora láser puede servir a la hora de obtener un fotolito. Tanto las impresoras caseras como las que tienen en las copisterías o imprentas son válidas. Es importante imprimir siempre a la máxima calidad que permita la impresora.

Podemos usar un spray llamado “Ennegrecedor de Tóner” que nos será muy útil para conseguir que los negros de nuestro fotolito se intensifiquen.

          

Existe también la opción de imprimir dos fotolitos iguales superponiéndolos para que coincidan con exactitud. Con especial cuidado los pegamos de forma segura para que no puedan descolocarse. De esta forma quedaría un único fotolito con las zonas negras más intensas.

Una vez que ya tenemos nuestro diseño impreso tenemos que plasmarlo en la pantalla, con lo cual el siguiente paso es el emulsionado de la pantalla.


Serigrafía Libertaria 2020