Revisamos la pantalla
Tapamos cualquier zona en la que no haya emulsión y no pertenezca a nuestro dibujo. Puedes hacerlo con cinta adhesiva. Hay que prestar especial atención a los bordes de la malla, ya que la emulsión no suele llegar a éstos. También se pueden detectar pequeñas zonas sin emulsión mirando la pantalla a trasluz. Normalmente salen por la suciedad del cristal, ya que cualquier partícula lo suficientemente grande quedará marcada en la pantalla a la hora de insolar.

Tapando-pantalla-01.jpg      

Teniendo ya nuestra pantalla preparada, tenemos que centrarla en el pulpo, brazo o utensilio que utilicemos en relación a la estación (tabla donde colocamos la prenda). Explicaremos como centramos nosotr@s la pantalla en uno de los brazos del pulpo de serigrafía, te valdrá como patrón para desarrollar tu propia técnica.

Centrado de la pantalla en el pulpo
Esta parte requiere especial atención. Consiste en colocar y fijar la pantalla en el brazo del pulpo, de tal forma que quede el dibujo centrado en relación a la estación. Para esto se mide la distancia entre los extremos del dibujo y los bordes de la estación. Tiene que medir lo mismo por cada lado.
También se puede medir desde los marcos de la pantalla a los bordes de la estación. Bajo nuestro punto de vista, no es una técnica fiable, ya que si los marcos son de madera con la humedad se van hinchando y deformando, variando así la forma rectangular de la pantalla.

Es importante que la pantalla quede muy bien sujeta al brazo del pulpo para evitar que pueda moverse.

Colocado de la prenda en la estación de trabajo
Primero se aplica pegamento textil y se deja secar unos minutos. Con una fina capa que cubra la estación es suficiente para varias prendas. No se debe abusar del pegamento, ya que si la prenda se adhiere demasiado hay que tirar mucho de ella para despegarla de la estación y deformaríamos la estampación.

Colocamos la prenda de tal manera que quede centrada con la estación, este paso con el tiempo se acaba haciendo de forma rápida, pero ante la duda de si está o no bien centrada, se puede medir la distancia entre cada lado de la prenda y la estación (tiene que medir lo mismo). Este paso cada un@ lo hace como más cómodo le parece, probar es la mejor manera para saber que técnica se adapta mejor a nuestra forma de trabajar.

Por último hay que medir la distancia entre el cuello de la prenda y la estampación. Dejamos aproximadamente 4 dedos de distancia (esta medida depende del gusto de cada un@).

Es importante que la prenda quede pegada a la estación completamente estirada, cualquier arruga o protuberancia afectaría a la estampación.

Preparación de las tintas
El nivel de espesor de las tintas, lacas en nuestro caso, depende según el color. Por ejemplo, las tintas blanca, roja, amarilla, verde… Son tintas muy densas y eso dificulta la estampación, ya que no se filtra correctamente por la tela del bastidor. Es conveniente diluirlas con un poco de agua del grifo, añadiéndola poco a poco y removiendo con insistencia, hasta conseguir una mezcla ligera. No se debe echar el agua directamente en el bote de la tinta, la mejor opción es tener un recipiente (tipo tupper o tazón) y hacer ahí la mezcla. La tinta sobrante, aunque esté diluida, puede volver al bote sin problemas.

Hay tintas, como la negra, que se pueden aplicar directamente sin diluir, ya que su densidad es muy ligera (aunque también depende la marca de tinta).

También se pueden usar suavizantes textiles para diluir la tinta. Nuestra experiencia con este producto fue negativa, ya que afecta en la cobertura de la tinta, teniendo que aplicar más pasadas para conseguir una buena estampación. Aparte estos suavizantes tienen un coste elevado en relación al precio de un chorro de agua del grifo. Las lacas textiles son tintas a base de agua, con lo cual siempre será mejor diluirlas con agua.

Otro producto que puede mezclarse con la tinta en este paso es el retardante. La característica principal de este producto es evitar, a corto plazo, que la tinta se seque en la pantalla durante la estampación, consiguiendo mayor número de prendas estampadas sin necesidad de lavar la pantalla. Bajo nuestra experiencia, la relación precio-resultados del retardante hace que no merezca la pena. Aparte que tiene el mismo problema que los suavizantes, afecta en la cobertura de la tinta.


Serigrafía Libertaria 2020