– Insoladora Casera Básica con Foco Jardín –

Esta insoladora es muy fácil de fabricar, económica y hace perfectamente su función. Consta de un cajón de madera pintado por dentro de color negro con pintura térmica. Este tipo de pintura es resistente a altas temperaturas.

Las medidas exteriores de la insoladora son de: 85cm alto, 63cm ancho y 53cm fondo. Realizada para pantallas de 50 cm x 60 cm.

El cajón va equipado con:

• Foco jardín de 500 W (luz blanca).

• Cristal templado de 1 cm de grosor.

• Ventilador tipo ordenador.

• Interruptor para encender el ventilador sin necesidad que el foco esté funcionando para sacar el calor acumulado.

El foco va instalado justo en el centro del suelo del cajón, para que la luz se proyecte hacia arriba de manera uniforme.

Hay que tener en cuenta que la luz artificial más efectiva es aquella compuesta por halogenuros metálicos. La gran mayoría de focos para jardín son válidos. Recomendamos focos con una potencia mínima de 400-500W.

La altura que hay desde el foco hasta el cristal es de 50 cm.

   

Para que el cristal apoye de manera correcta, hemos colocado unos listones de madera en el interior del cajón. Estos 4 listones de madera van de lado a lado del cajón, son de unos 4 cm de ancho.

El ventilador de ordenador lo hemos instalado para sacar el aire caliente que se concentra en el cajón durante y después de la insolación. Consideramos muy importante este punto, ya que si se acumula el calor del foco dentro del cajón puede quebrar/romper el cristal.

Existe un cristal especial que aguanta las altas temperaturas, pero es bastante caro. Por eso aconsejamos poner un ventilador de ordenador, cuanto más potente sea más calor sacará.

Colaremos el ventilador de tal forma que el aire salga hacia el exterior del cajón.

   

Con dos pequeñas bisagras hemos puesto una tapa, así el cristal queda protegido cuando no utilizamos la insoladora.

A la hora de insolar apoyamos la cara de la pantalla que tiene el fotolito adherido sobre el cristal. Tapamos con una tela negra la parte superior para que no entre luz y no se revele esa cara. También es importante aplicar peso en la malla con el fin de que no quede espacio entre el fotolito y la pantalla, ya que provocaría falta de definición y saldría el dibujo borroso.
Hacemos especial hincapié en el proceso de tapar con tela negra y tupida la pantalla antes de insolar. En el caso de que llegase luz a la cara que no porta el fotolito ésta se revelaría, provocando serias dificultades a la hora de lavar la pantalla ya que la emulsión, sobre todo en trazos medios/finos, no se caerá.


Serigrafía Libertaria 2020